Desde el monumento a Rucci, la CGT nicoleña llamó a una “unidad” para “frenar el ajuste”


Zona SN

La CGT Regional San Nicolás – Ramallo y las 62 Organizaciones rindieron ayer un nuevo homenaje a la memoria del histórico dirigente sindical José Ignacio Rucci, en el 44º aniversario de sus asesinato. Luis Herrera, titular de la GGT, pronunció un discurso con alto contenido político y llamó a “decirle ‘No’ a Macri y compañía”.

Como ocurre cada 25 de setiembre, un puñado de trabajadores, autoridades y delegados gremiales se concentró ayer frente al monolito que se alza en la intersección de las avenidas Presidente Perón y Rucci. El mármol recuerda a José Ignacio Rucci, el histórico dirigente sindical metalúrgico que fue asesinado a balazos el 25 de setiembre de 1973. Es decir, ayer se cumplía el cuadragésimo cuarto aniversario de su muerte. Y con esa circunstancia tenía que ver la concentración, organizada y convocada desde la regional San Nicolás – Ramallo de la Confederación General de los Trabajadores (CGT) y las 62 Organizaciones Peronistas.

Al frente del homenaje estuvo Luis Herrera, titular de la CGT regional. Sería el anunciador del único discurso pronunciado en el breve y grave acto. Pero antes se producirían los habituales gestos de rigor: el minuto de silencio y las ofrendas florales que dejaron al pie del monolito representantes de la Agrupación Metalúrgica 7 de Septiembre, el Cuerpo de Delegados de UOM San Nicolás y la CGT regional San Nicolás – Ramallo.
“Rucci no sólo fue el ícono del retorno del general Perón al país, sino también militante por la consolidación de un modelo soberano, independiente y de inclusión social que comenzara en el ‘45 liderado por Juan Domingo y Eva Perón, dando lugar a la construcción del proceso político de masas más importante del siglo XX”, recapitulaba el titular de la CGT regional, quien subrayó asimismo que “Rucci fue un líder trabajador emergente de ese proceso que le empezó a dar al pueblo lo que el pueblo se merecía: inclusión social, participación democrática, derechos laborales”.

“Lucha y resistencia”

Continuando con su discurso planteado como un repaso histórico, Herrera habló luego de la reacción de la oligarquía de entonces y de la “Revolución Fusiladora del ‘55”, que terminaría significando la “proscripción del peronismo durante casi dos décadas”.
“Fue el movimiento obrero organizado […] quien tomó las banderas de lucha y resistencia. Y comenzó a ser José Ignacio Rucci un referente esencial y protagónico para la recuperación de la democracia sin proscripciones”, señaló el metalúrgico que conduce la CGT nicoleña.
El repaso histórico del dirigente llegó al punto en que Perón volvió al país y llegó por tercera vez al poder, cuando –según consideró- “los sectores de la antipatria […] se confabularon para destruir el nacimiento de ese nuevo proceso popular”.
Con ese escenario particular la CGT y las 62 Organizaciones vinculan el asesinato de Rucci, que dejó “trunco lo que el General pretendía realizar con el apoyo leal del movimiento obrero”, observó Herrera.
“Y los argentinos pagamos caro ese momento durante más de 30 años”, añadió el dirigente cegetista, antes de enumerar consecuencias tales como “la ruptura de la democracia, las detenciones, desapariciones o asesinatos de trabajadores, el endeudamiento sofocante, la hiperinflación, la desocupación, la exclusión social, el cierre de fábricas, la pérdida de los derechos laborales y sindicales, la privatización y la destrucción de los sectores estratégicos para la producción nacional, el caos y la convulsión social que nos llevaron a fines del 2001 a las puertas de la disolución nacional”.

Hasta 2003
Aquellas tres décadas se extenderían hasta 2003, el año en que se iniciaran los 12 años del denominado proyecto nacional y popular instaurado por los mandatos de Néstor Kirchner primero y de Cristina Fernández después. Años que según Herrera estuvieron atravesados por “la reconstrucción nacional”, “la defensa del trabajo y la producción local”, “la inclusión social”, “la recuperación de derechos sociales, de los sectores estratégicos de la economía y de las decisiones políticas”, “el desarrollo del consumo interno”, “el fortalecimiento de la educación, de la tecnología y la innovación científica”. Y advirtió que se trata de las “políticas socio-económicas por las que José Ignacio Rucci dio su vida”.
“Pero como en el ‘45, en 2003 la oligarquía o el tradicional ‘Círculo Rojo’ que tanto daño le hizo al país en toda su historia, no estaban desparecidos ni derrotados. Y lo demostró a través de un proceso gradual que les dio resultado a partir del 2015, tomando democráticamente el poder gubernamental, y aplicando el peor ajuste que el pueblo argentino ha recibido”, observó Herrera, quien a modo de autocrítica también señaló que “seguramente fueron los propios errores de la dirigencia del proyecto nacional y popular y las internas inconducentes del peronismo, las que impidieron poner un freno a la oligarquía hoy gobernante”.
Fue en ese punto que el dirigente gremial llamó a los trabajadores a que “militemos desde nuestro lugar de acción, fábricas, comercios, barrios, sectores de trabajo, para frenar el ajuste que está soportando el pueblo argentino”.
Y concluyó: “El 22 de octubre en las urnas, es la oportunidad para que una mayoría opositora les diga ‘No’ a Macri y compañía. Pero también es el momento para que toda la dirigencia sindical en unidad comience un proceso de acción gremial en defensa de los derechos de los trabajadores”.

Compartir: