Victoria Henrich, una nicoleña en Nueva York


Zona SN

Desde los 4 años tenía en claro lo que quería hacer: bailar. Mientras cursaba la primaria y la secundaria en el Aire Libre estudió baile con Quique D’Imperio, Natalia Boffa, y Ana Gorrasi. A los 17 años se fue a vivir a Buenos Aires para seguir con su carrera. En la actualidad hace unos meses que se encuentra en Nueva York y sueña con representar a la Argentina en el próximo World Latin Dance Cup

Nació en San Nicolás, pero sus sueños la llevaron al norte del continente a mostrar su bandera al resto del mundo.
Hace 10 meses que Victoria Henrich se despierta en Nueva York y ve por su ventana el Central Park, aunque todo empezó tiempo atrás, cuando con solo 4 años se subió a un escenario a bailar y confirmar que era ese su lugar en el mundo.
Comenzó su carrera en la Asociación Cultural Rumbo con Quique DÍmperio y en el Centro Cultural Partes con Natalia Boffa y Ana Gorrasi, bailando danza clasica y contemporánea. Tambien se inicio en folklore, tango y hip – hop con grandes profesores.
Tras cursar sus estudios primarios y secundarios en el Instituto Aire libre , a los 17 años se fue a vivir a la ciudad de Buenos Aires , porque los aires de la gran ciudad la invitaban a cumplir nuevas metas.
Comenzó a dar clases de ritmos latinos después de haberse formado con importantes artistas argentinos: Gabriela Mancini, campeona nacional, coach y jurado de competencias mundiales como Salsa Open y World Salsa Summit, y Jairo García, director de la compañía Calambre, coach y jurado internacional.
Coordinó el grupo coreográfico de bachata Vibra dance, formó parte de Oye mambo, Enchinadas y Pretty girls, estudió la carrera de danza en Viceversa -escuela de formación integral de bailarines- y viajó a Chile para dar seminarios de salsa y bachata.
Sus ideales siempre fueron claros: los límites no deben ser geográficos y las barreras son solo imposiciones de la mente. La dedicación y el esfuerzo son las herramientas que se necesitan para construir, crear y seguir soñando.
Así, después de un largo camino de formación recorrido, decidió que era tiempo de representar al país que tanto le había dado.
Con un primer puesto en el World Latin Dance Cup de La Plata, y siendo finalista nacional, viajó al World Latin Dance Cup que se realizó en Miami para competir como solista en estilo femenino de salsa.
Ya en tierras norteamericanas, se propuso formarse y aprender de grandes profesionales neoyorkinos para poder vestirse nuevamente de azul y blanco y emocionarse con un “de Argentina: Victoria Henrich”. Así conoció a Griselle Ponce, una de las primeras bailarinas mujeres solistas del mundo, y a Delia Madera, bicampeona solista mundial de salsa, quien la convocó para formar parte del grupo de baile Zuberí.
Además, entrena con Osmar Perrones, director de Yamulee Salsa Dance Company y toma clases de ballet y danza contemporánea en el Broadway Center, la escuela de danza más importante del mundo.
Cada jueves y domingo entrena con Eddie Torres, conocido mundialmente por su trayectoria y por haber fundado las bases del mambo en Nueva York.
Hoy, a los 24 años, sueña con representar a la Argentina en el próximo World Latin Dance Cup y volver a su país a regalarle un poco del talento de los artistas internacionales que ya corre por sus venas.

Compartir: